Selección de materiales resistentes a la corrosión para nuevos ensamblajes

¿Cuál fue el reto o problema a resolver?

El desafío al que se enfrentó el equipo de Innovación en Materiales de INFINITIA consistía en evaluar el comportamiento ante la corrosión que mostraban unos ensamblajes en los que estaba trabajando el cliente.

Este estudio estuvo motivado por la necesidad que tenía el cliente de mejorar el aspecto y funcionalidad de su producto mediante la incorporación de un componente adicional, fabricado con un material distinto al del resto del producto.

Selección de materiales resistentes a la corrosión para nuevos ensamblajes
El conflicto surgió al considerar que la interacción entre diferentes materiales podría comprometer la durabilidad del producto debido a la corrosión acelerada, producida por la formación de un par galvánico. La evaluación se centró en tres montajes distintos propuestos por el cliente, buscando identificar cuál de ellos ofrecía mejores características de resistencia a la corrosión. La complejidad de la geometría de las piezas presentó un desafío significativo: desarrollar un set-up de prueba adecuado que permitiera realizar mediciones precisas de resistencia a la corrosión.
Selección de materiales resistentes a la corrosión para nuevos ensamblajes
¿Cómo se abordó o cuál fue la solución?

Para enfrentar este desafío, el proyecto se desarrolló en varias etapas clave. Inicialmente, se llevó a cabo una inspección visual de las muestras para garantizar que estuvieran en condiciones óptimas para el estudio, eliminando cualquier variable que pudiera distorsionar los resultados en los ensayos.

 

Seguidamente, la evaluación de la resistencia a la corrosión se realizó mediante técnicas electroquímicas avanzadas, utilizando un potenciostato conforme a la norma ISO 17475:2005. Este enfoque permitió detectar la presencia de corrosión y también predecir el inicio de esta, ofreciendo una comprensión cuantitativa y cualitativa superior a los métodos tradicionales.

El diseño del set-up de prueba fue un componente crítico del proyecto, dado que la geometría única de las piezas exigía una solución a medida. Esta personalización aseguró la realización de ensayos de manera precisa y reproducible.

Finalmente, el análisis de los resultados permitió estimar la velocidad de corrosión, por tanto la durabilidad prevista, y de esta forma comparar la resistencia entre los montajes propuestos por el cliente.

Este enfoque dio como resultado la selección del montaje más adecuado para la aplicación final del producto, consiguiendo evitar potenciales problemas a futuro, al demostrar de una forma científica y contrastada, qué montajes son los más adecuados.

Contacta con nosotros

Solicita una llamada, cuéntanos tu proyecto y
recibe una respuesta profesional a medida