Diseño de la propuesta de valor para un nuevo producto de automoción

¿Cuál fue el reto o problema a resolver?

El Departamento de Diseño Estratégico de INFINITIA puso en marcha un nuevo proyecto centrado esta vez en mejorar la propuesta de valor ofrecida por una empresa de automoción. El reto que nos encargaron era ambicioso, pues debíamos ser capaces de distinguir y priorizar el producto de nuestro cliente por delante de otros productos similares y conseguir que se percibieran los beneficios específicos que se querían ofrecer.

Diseño de la propuesta de valor para un nuevo producto de automoción
A la hora de afrontar el proyecto nos encontramos con dos aspectos especialmente importantes, que suponían una clara dificultad. Por un lado, nos teníamos que enfrentar a la existencia de una alta competencia en el sector y, por otro, a una escasa e insuficiente identificación del público objetivo. 

Ante esta situación, INFINITIA, puso en marcha el proyecto con un enfoque estratégico, trabajando para redefinir las fortalezas de la empresa cliente de cara a solucionar los problemas de los usuarios y proponiendo diferentes modificaciones en la propuesta de valor definida hasta ese momento. Así se pudo mejorar dicha propuesta y conseguir que la misma se posicionase exitosamente en el mercado.

Diseño de la propuesta de valor para un nuevo producto de automoción
¿Cómo se abordó o cual fue solución?

Las primeras reuniones del equipo de Diseño Estratégico permitieron definir un cuaderno de ruta en la ejecución del proyecto, que comenzaría con la realización inicial de un estudio de mercado. 

Este proceso de investigación estuvo centrado tanto en el estudio de la competencia como en el conocimiento de los clientes objetivo. El propósito era identificar los productos más destacados en el sector, así como conocer y observar las tendencias e innovaciones existentes en el mercado, puesto que este conocimiento permitiría entender las características de la competencia más deseadas por el usuario.

Mediante encuestas gestionadas a través de herramientas de marketing digital, se obtuvieron diferentes datos de los clientes potenciales del producto. Estos datos pudieron ser segmentados desde un punto de vista demográfico, así como a nivel de edad, sexo, poder adquisitivo, etc, contribuyendo a la definición de un target o público objetivo óptimo para el producto en cuestión.

Tras el análisis de los resultados obtenidos se trabajó expresamente en la elaboración de un Lienzo de la propuesta de valor. El trabajo sobre el Lienzo se centró en crear una relación entre las fortalezas de la empresa y los problemas detectados que afectan al usuario, y diseñar una propuesta clara, diferenciadora y de valor para el usuario, que llevase parejo un mejor posicionamiento de la empresa.

Contacta con nosotros

Solicita una llamada, cuéntanos tu proyecto y
recibe una respuesta profesional a medida