Diseño Industrial ¿En qué consiste y cuál es su función?

Diseño Industrial ¿En qué consiste y cuál es su función?

El diseño industrial es una parte fundamental a la hora de crear y desarrollar nuevos productos y materiales innovadores que posean mejores propiedades y usos más eficientes. En este post, explicaremos qué es el diseño industrial y cuál es su proceso.

¿Qué es el diseño industrial?

El diseño industrial es una disciplina que se encarga de la creación y desarrollo de productos, comenzando por la conceptualización de una idea y continuando con el proceso de fabricación y producción en masa.

Se trata de una materia multidisciplinar y que abarca múltiples áreas, tales como el diseño de productos, la ingeniería de diseño, componentes, vehículos, diseño de estructuras, simulación de prototipos, etc. Además, el diseño es una actividad que se encuentra en constante evolución con el mundo y es partícipe de su evolución. Ejemplo de ello es el ecodiseño, una nueva forma de entender el diseño que armoniza de forma innovadoras las necesidades del medioambiente y la industria.

El diseño industrial tiene por objetivo identificar una oportunidad de mercado o desarrollo, mejora e innovación de producto, así como definir el problema al que se enfrenta, desarrollar una solución adecuada por medio de su creación y validar la solución antes de su producción en serie y a gran escala.

Encontrar la solución que mejor se ajuste a las necesidades del sector requiere de un proceso que consta de varias fases, lo que se conoce como proceso de diseño.

Proceso de diseño

Todo diseño de productos comienza con una idea. La parte difícil, y la más interesante, es darle vida.

Durante el proceso de desarrollo de un nuevo producto se tienen en cuenta diferentes factores, como los materiales necesarios, la maquinaria, el presupuesto, las tendencias actuales de mercado, las necesidades de los usuarios, la recepción, la viabilidad, los plazos del proyecto, la ergonomía, funcionalidad o la resistencia al paso del tiempo entre otros. Todos estos elementos se estructuran en una serie de pasos que veremos a continuación.

1. Definir la visión y la estrategia del producto

Todo proyecto de diseño necesita una visión del producto y una estrategia que establezca la dirección y guíe al equipo de diseño. La visión captura la esencia del producto, la información crítica que se debe conocer para desarrollar y lanzar un producto exitoso. Se trata de responder a las preguntas qué se va a construir y por qué para establecer unos límites claros de la solución y de este modo, definir un plano de ruta que mantenga el enfoque.

2. Investigación del producto

Una vez definida la visión del producto, es necesario realizar una minuciosa labor de investigación. Esta etapa incluye desde la investigación del mercado y las tendencias, normativas hasta la funcionalidad, ergonomía y seguridad del producto para maximizar las probabilidades de éxito antes de tomar cualquier decisión.

3. Análisis del usuario

El objetivo de la fase de análisis es sacar conclusiones de los datos recogidos durante la fase de investigación del producto. Capturar, organizar y hacer inferencias sobre lo que los usuarios quieren, piensan y necesitan.

4. Ideación

En esta etapa, los miembros del equipo piensan en las ideas creativas que abordan los objetivos del proyecto. Es crítico no solo generar ideas, sino también confirmar que las suposiciones de diseño son válidas.

Existen muchas técnicas para la ideación, desde los bocetos, que son muy útiles para visualizar cómo serán algunos aspectos del diseño, hasta el storyboard, que se utiliza para visualizar las interacciones generales con un producto.

5. Diseño y prototipado

Después de la fase de conceptualización, cuando ya se tiene una clara comprensión de lo que se quiere construir, comenzarán a implementarse los conceptos por medio de su creación, tratando de dar solución al problema que se planteó al inicio a través del prototipado.

El diseño estratégico y prototipado es esencial para ofrecer una buena experiencia al usuario. La creación de prototipos debe ser parte del proceso de diseño. Un prototipo es un modelo experimental de una idea que permite probarlo antes de su construcción y fabricación en serie. Un prototipo crece en amplitud y profundidad a lo largo de múltiples iteraciones y es la versión final de un prototipo la que se entrega para su desarrollo.

En lo que respecta a la creación de prototipos, la eficiencia es vital y el proceso más eficiente es el prototipado rápido, gracias al que es posible crear soluciones, revisarlas y probarlas ahorrando tiempo y dinero.

6. Prueba y validación

La fase de prueba y validación asegura que el concepto de diseño funcione como se pretende, haya pasado todos los test y cumpla con las expectativas y por consiguiente, dará lugar a la fabricación e industrialización del producto.

7. Fabricación en serie e industrialización

Una vez cumplidas todas las fases previas de diseño y desarrollo de un producto, es el momento de lanzarlo oficialmente al mercado y comenzar a fabricarlo en masa para su venta, distribución e implementación.

Sin lugar a duda, la innovación, el desarrollo y la creación de nuevos productos y materiales más eficientes no sería posible sin el diseño industrial. En Infinitia sabemos valorar su importancia, por eso contamos con uno de los mejores equipos de diseño estratégico y prototipado. Contacta con nosotros sin compromiso.

Artículos relacionados

Introduce tu búsqueda